Blog

“No es el mundo el que necesita PAZ, sino las personas. Cuando las personas estén en PAZ, el mundo conocerá la PAZ”

Prem Rawat.

Quiero comenzar el post de hoy, hablando de una persona que me parece muy inspiradora, me refiero a la doctora Elisabeth Kübler Ross. Esta psiquiatra y escritora, se convirtió en una de las mayores referentes y expertas en el tema de la muerte, así como en el acompañamiento a enfermos terminales y a sus familiares. Uno de sus hallazgos, estudiando a personas que habían tenido experiencias cercanas a la muerte o lo que conocemos como “Muerte Clínica” y  que habían vuelto a la vida (Estudio miles de casos a través del mundo entero, desde niños a personas de más de noventa años, y de diferentes culturas y creencias religiosas), es que absolutamente todos, vivían esa experiencia que muchos de nosotros hemos oído hablar, es decir, que se veían así mismas en un túnel, un pórtico o un puente y, donde en el final, había una luz brillante, cálida, y en la que ellos sentían un amor y una paz incapaz de describir con palabras.

Para mí, es sobretodo interesante el tema del camino de la oscuridad hacia la luz, porque si miramos nuestra experiencia antes de nacer, resulta que el proceso es bastante parecido, durante alrededor de 9 meses, estamos en el útero de nuestra madre y, cuando es el momento, el nacimiento surge como una experiencia desde la oscuridad hacia la luz, desde el útero hacía el exterior, de hecho, a este proceso lo conocemos comúnmente como dar a luz.

Es muy curioso, porque si hablamos de la vida como experiencia en sí misma, podemos observar como los sabios y los místicos de todas las épocas, han hecho referencia al sentido de la vida, la búsqueda de la felicidad y la autorrealización como el camino de la iluminación, es decir, como el proceso o la acción de poner luz. Si  buscamos la etimología de esa palabra, podemos observar como el significado tiene que ver con brillo, esclarecimiento y claridad, y de ahí, salen palabras como lucidez o lúcido “Que es capaz de razonar y comprender con claridad”

Y es que desde mi punto de vista, es precisamente para eso para lo que sirve el autoconocimiento y el desarrollo personal, para vivir con más LUZ, es decir, para esclarecer y ganar claridad en nuestro pensar, en nuestro sentir y en nuestro hacer, y en esa claridad descubrir quien realmente somos.

“Sólo estás dónde está tu respiración”

Tom Heckel.

En su libro “El monje que vendió su Ferrari”, Robin Sharma nos ofrece un símil de como los monjes budistas entienden la mente. El habla de un vaso con agua y arena, en el que este vaso se revuelve de manera que el agua esta turbia, y, para ellos, la meditación es el proceso por el que el agua se aquieta y la arena cae al fondo, de manera que sigue habiendo la misma cantidad de agua y arena en el vaso, pero ahora, tenemos un recipiente donde el agua está clara. Me encanta este símil porque apunta a una metáfora maravillosa y fascinante, el reto de aclarar nuestro interior para poder descubrir y ver con claridad. En referencia a esto, me gusta mucho un proverbio chino que dice “Cuando el ojo no está obstruido, el resultado es la visión. Cuando la mente no está obstruida, el resultado es la sabiduría. Cuando el espíritu no está obstruido, el resultado es el amor”

Es por ello, que hoy me gustaría compartir un ejercicio de respiración y de silencio, que nos ayudará a ganar claridad, serenidad y paz interior.  Para esto, solo te hará falta un papel, un lápiz o bolígrafo, y un cronómetro.

La manera de realizar el ejercicio es la siguiente:

  1. Durante un minuto, cuenta tus ciclos respiratorios (Inhalar/exhalar) y, cuando termine el minuto, anótalo en el papel, lo único que hay que hacer en este paso, es tomar conciencia de cómo está nuestra respiración en este momento, y a qué ritmo y con qué velocidad va.
  2. Ahora, haz lo mismo, pero esta vez ralentiza cada respiración un poquito, de manera que coges más aire al inhalar y lo haces más profundamente, así como ralentiza tu exhalación, no se trata de una competición, ni tampoco de forzar nada, simplemente, de manera suave y cómoda para ti, ralentiza cada vez un poquito más tu respiración, y ahora, en vez de un minuto, usaremos cinco, de manera que cada vez que pase un minuto, escribiremos cuantas respiraciones hemos hecho, y en cada cambio de minuto, volveremos a empezar a contar desde cero (Es decir, hacemos el ejercicio de un minuto repetido cinco veces seguidas, total cinco minutos).
  3. Una vez hecho el ejercicio, echa un vistazo a si existe diferencia entre el primer minuto y el último, y también a cómo te sientes una vez hecho el ejercicio, y repítelo diariamente, sobretodo, en los momentos en los que estés más alterada o nerviosa, porque será ahí, cuando probablemente haya más falta de claridad, pero también, a modo de entrenamiento, puedes practicarlo tanto a primera hora de la mañana, antes de empezar tu rutina diaria, como a última hora, justo antes de acostarte.

Ya para terminar, me gustaría compartir algunos de los beneficios que se ha comprobado que tiene la meditación, y que ejemplifican como ayudan a que vivamos con más luz, es decir, con más claridad:

  • Reduce la presión arterial, regula el ritmo cardíaco, reduce la tensión muscular y los niveles de adrenalina y noradrenalina, todos ellos asociados a estados de ansiedad.
  • Regula el ritmo respiratorio, por lo que se incrementa el nivel de oxígeno que recibe el cerebro y las células. De esta manera, podemos pensar con mayor claridad y mejorar nuestro rendimiento mental.
  • Se incrementa la actividad de la corteza pre-frontal al mismo tiempo que baja la actividad de la amigadla. En otras palabras, nuestras respuestas más primitivas al estrés parecen ser sustituidas por otras más reflexivas y se reduce la ansiedad, el miedo y el estrés.
  • Se activan las áreas del cerebro responsables del procesamiento sensorial, la planificación, la formación de la memoria, el control de las emociones y la regulación de la atención.
0

Blog

“Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida, y tú le llamarás destino”

Carl G. Jung.

En su libro “Un nuevo mundo, ahora” Eckhart Tolle  nos ofrece un  recordatorio de un mensaje  que tiene para mí una gran fuerza. Este mensaje, tiene que ver con el Oráculo de Delfos, un templo de consulta a los dioses en la antigua Grecia. En esos tiempos, los habitantes de la antigua Grecia tenían la costumbre de visitar este lugar en busca de ayuda para sus problemas, y en busca de soluciones con respecto a qué tenían que hacer ante determinadas situaciones, sin embargo, para muchas de estas personas, después de su visita a este oráculo, su vida seguía igual, es decir, que no encontraban dichas respuestas ni tampoco se solucionaban sus problemas. Tal y como comenta Tolle en su libro, en clave de humor, es que parece ser, que la mayoría de estas personas, obviaban un hecho muy importante, y es que, en la entrada del templo, había una inscripción  en donde podía leerse la verdadera respuesta. Es muy interesante porque nadie sabe cómo apareció ni quién fue el autor de dicho mensaje, puede que quizás fueran los mismos dioses, en cualquier caso, es un mensaje que muchos de nosotros hemos oído, y a veces no hemos parado a reflexionar sobre su profundidad e importancia. Dicho mensaje era “Conócete a ti mismo” que, desde mi punto de vista, apunta a una de las preguntas más importantes que estamos invitados a descubrir, es decir ¿Quién soy?

 Y es que el autoconocimiento es un aspecto fundamental por varias cuestiones, una de ellas, por ejemplo, es para descubrir nuestro verdadero potencial y poder llegar a desarrollarlo, otro, para saber vivir con más sabiduría, tomando mejores decisiones y viviendo una vida alineada con nuestros valores, y más equilibrada a nivel emocional.

A mí, como me gusta pensar en la Inteligencia Emocional, es como el entrenamiento para desarrollar nuestra Sensibilidad, es decir, nuestra habilidad para sentir, y, por otro lado, nuestra Inteligencia en relación a ese sentir. La palabra Inteligencia significa etimológicamente “La cualidad del que sabe elegir entre varias opciones” y en este sentido, me encanta utilizar a los esquimales como ejemplo. Se dice que hay pueblos de esquimales en los que saben distinguir hasta más de treinta tipos de nieve, esto puede parecer algo insignificante, pero  tiene una importancia determinante en su supervivencia, puesto que dependiendo del tipo de nieve que hay en alguna ladera, por ejemplo, ellos saben si hay muchas posibilidades de avalancha, por lo que esa información les permite literalmente salvar su vida por saber por dónde pueden o no pueden ir. También, pueden saber por el tipo de nieve, si hay posibilidades de encontrar comida en ese lugar, algo decisivo para seguir con vida.

De manera que, para desarrollar nuestra inteligencia emocional, en un primer lugar, tenemos que entrenar esa destreza que tienen los esquimales en cuanto a saber distinguir, e incluso poder identificar los matices de lo que sentimos, y desarrollar de esa manera, una mayor sensibilidad en nuestra conciencia emocional.

 

 

“The energy flows when the tension goes”

Hawaian Proverb.

Si nos fijamos en los principales modelos que clasifican las diferentes áreas y competencias emocionales, podemos observar que en primer lugar suele encontrarse la de percibir y reconocer nuestras emociones. Por ejemplo:

En el modelo de Peter Salovey y John Mayer (1997)

  1. Percepción y expresión de las emociones.

En el modelo de Goleman (1995)

  1. Autoconciencia Emocional. Conocer las emociones propias, reconocer un sentimiento cuando se produce, monitorear los sentimientos en todo momento.

En el modelo de Bar-On (1997)

  1. Habilidades Intrapersonales. Autoconciencia emocional.

En el modelo de competencias emocionales de Rafael Bisquerra (2003) 

  1. Conciencia Emocional. Toma de conciencia de las propias emociones, Dar nombre a las propias emociones.

Y es que para gestionar o regular cualquier emoción, el primer paso es tomar conciencia de ella, y esto en sí, conlleva un proceso de entrenamiento y aprendizaje. Así que en este post, me gustaría compartir una manera para poder entrenar esta conciencia de nuestro estado emocional. Para ello, utilizaremos un diario, y a través de una serie de alarmas que pondremos en nuestro reloj o teléfono (Cada hora durante el día puede ser una opción), monitorearemos nuestras emociones y anotaremos que estamos sintiendo.

Para empezar, si nunca lo hemos hecho, puede estar bien utilizar el método por colores que plantea el Mood Meter, una aplicación desarrollada por el Yale Center para entrenar la autoconciencia emocional. Puedes obtener más info en el siguiente enlace: http://moodmeterapp.com/

El Mood Meter establece una división en cuatro cuadrantes de colores, de manera que utiliza:

Rojo para las emociones de alta energía y negativas (Ira, frustración, odio…)

Amarillo para las de alta energía y positivas (entusiasmo, alegría, euforia…)

Azul para las de poca energía y negativas (apatía, tristeza, aburrimiento…)

Verde para las de poca energía y positivas (tranquilidad, calma, serenidad…)

Así que como comienzo, podemos anotar simplemente el color en base a emoción positiva o negativa, y alta o baja energía.  También te dejo algunas preguntas, que pueden servirte de guía: ¿Esta emoción es agradable o desagradable? ¿Es muy intensa o poco intensa?  y, como último paso ¿Cómo se llama lo que estoy sintiendo?

En este sentido, si quieres obtener más información para mejorar tu vocabulario emocional, puedes recurrir a los siguientes libros:

  • El Emocionario

  • Universo de Emociones

Como recurso para obtener y ampliar tu vocabulario y los diferentes matices emocionales que sentimos.

 

0

Blog

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”

Aristóteles.

Fue en el año 1995, cuando el psicólogo, periodista y escritor Daniel Goleman, publicó un libro titulado “Inteligencia Emocional”, al cual le debemos, en gran parte, que este término haya entrado y calado de manera profunda en nuestra sociedad, hasta el punto de ser una expresión bastante frecuente y utilizada pero ¿Qué es y para qué sirve la Inteligencia Emocional?

Hay que decir que ya en su obra “La expresión de las emociones en los animales y en el hombre” (Darwin 1873), ofrece un estudio sobre la importancia y cometido de las emociones y su relación con la supervivencia. Pero es en la década de los años noventa del siglo XX, dónde los psicólogos John Mayer y Peter Salovey, establecen la primera definición global de Inteligencia Emocional como “la habilidad para percibir y expresar emociones, asimilar las emociones en el pensamiento, comprender y razonar a través de las emociones y regular las emociones en uno mismo y en los demás.”

Por otro lado, Goleman la define como  “la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y, por último, pero no por ello, menos importante, la capacidad de empatizar y confiar en los demás.”

Otra manera de definirla, es desde la etimología. La palabra Inteligencia, significa “cualidad del que sabe elegir entre varias opciones”, y la palabra emoción, viene de movere, que significa “mover”, es decir, el mecanismo que nos impulsa a la acción. De manera que ser emocionalmente inteligente, tiene que ver con ser conscientes de lo que sentimos, y la manera de regularlo para escoger la mejor de las opciones para nosotros, los demás y el contexto en el que estamos en cada momento.

“Siempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones, rara vez son buenas”

Benjamin Franklin.

En cuanto a la utilidad de aprender, entrenar y cultivar nuestra Inteligencia Emocional, hay que decir, por un lado, que existen numerosos estudios que demuestran las consecuencias devastadoras de no saber gestionar nuestras emociones, a modo de ejemplo:

  • Sir William Osler realizó investigaciones que demostraron la existencia de una relación entre las enfermedades del corazón y determinados patrones de conducta. Casi un siglo más tarde, los cardiólogos Friedman y Rosenman descubrieron en sus pacientes el siguiente patrón, por un lado vivir siempre con prisas y por otro, experimentar con frecuencia sentimientos de enfado, hostilidad y agresividad, demostrando así una relación entre el estrés y las enfermedades cardiovasculares.
  • Bruce McEwen, psicólogo de la Universidad de Yale, publicó en 1993 un estudio en el que demostraba la relación entre estrés-enfermedad. Señaló que el estrés provocaba:
  1. Alteración de la función inmunológica, pudiendo incluso acelerar la metástasis de cáncer.
  2. El aumento de la probabilidad de sufrir infecciones virales.
  3. Incremento de la placa que provoca la arterioesclerosis, aumentando los coágulos en sangre y la probabilidad de sufrir infartos.
  4. La aceleración del comienzo de la diabetes.
  5. El incremento de ataques de asma.
  6. Daños en el hipocampo, perjudicando así a la memoria (cuando el estrés se mantiene de forma prolongada en el tiempo).
  • El psicoterapeuta clínico americano Lawrence Le Shan, realizó un estudio con más de 500 pacientes de cáncer, en el que concluyó que había una relación entre la aparición de tumores malignos y la pérdida del sentido de la vida (desesperanza, desamparo), la incapacidad para expresar enfado y la pérdida de una relación emocional importante.

Por otro lado, diversos estudios e investigaciones, como por ejemplo los llevados a cabo por el Dr Martin Seligman con veteranos de guerra del ejército Americano, demostraron que el entrenamiento en competencias de regulación emocional disminuían conductas de riesgo como el abuso de sustancias, incrementaban una mayor satisfacción con la vida y disminuían la depresión. También, la Clínica de Reducción del Estrés de Jon Kabat-Zinn, ha demostrado que el entrenamiento en relajación ayuda a los pacientes a reducir los síntomas de sus aflicciones y acelera la recuperación de sus enfermedades.

Es por ello, que resulta bastante beneficioso invertir energía y poner el foco en el aprendizaje y desarrollo de nuestra Inteligencia Emocional, y poder así mejorar nuestras competencias emocionales, es decir,  el conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que nos sirven para comprender, expresar y regular, de una manera más inteligente, nuestras emociones y nuestro mundo interno para, de esa manera, prevenir problemas de salud, y mejorar nuestra calidad de vida y nuestras relaciones.

0

Blog

 “La ira, el resentimiento y los celos no cambian el corazón de los otros, sólo cambian el tuyo”

Shannon L. Alder

En este post, voy a hablar sobre la importancia y el poder liberador del perdón. Para los que me conocen, saben que me gusta jugar mucho con las palabras y con el significado etimológico de ellas, porque creo que muchas veces, es en esta investigación y descubrimiento, donde las palabras que a menudo usamos, cobran un sentido más profundo.

De hecho, la misma etimología de la palabra etimología, significa “La cualidad de la verdad de una palabra” y hoy, comenzaré analizando y reflexionando sobre dos de ellas, RENCOR y PERDONAR.

La palabra Rencor, proviene del latín “Rancere”, que significa volverse o estar rancio, es muy interesante porque lo que esta palabra viene a decirnos, es que, cuando abrigamos en nuestro interior rencor por alguien, es como si de alguna manera, nuestro corazón se volviera un poco rancio.

Por otro lado, el significado etimológico de la palabra Perdonar, se compone del prefijo per-, que significa hasta el fin o completamente, y la palabra donar, que significa dar, es decir, que perdonar viene a ser algo así como dar completamente, y es que cuando perdonamos a alguien por lo que sentimos como un agravio, traición, etc. Los primeros beneficiados somos nosotros mismos, puesto que el perdón es el proceso por el que extraemos completamente ese veneno emocional que nos corroe, nos enferma y nos aleja de nuestro equilibrio y paz interior, hasta el punto de encerrarnos en una cárcel psicológica que mina nuestra calidad de vida. Tal y como lo expreso Buda “Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar que la otra persona muera”

De la importancia y el poder liberador del perdón, se lleva hablando desde hace siglos. Tal y como lo explica el doctor Wayne Dyer en su maravilloso libro “Tus zonas mágicas”,  todos los maestros espirituales han hablado del perdón, y en ese libro, nos ofrece ejemplos desde la visión de varias religiones:

  1. Judaísmo: Lo más hermoso que puede hacer un hombre, es olvidar el mal.
  2. Cristianismo: Pedro se acercó entonces a él y le dijo:
  • Señor, cuantas veces tendrá que pecar mi hermano contra mí, y yo perdonarlo. Acaso siete veces.

Y Jesús le dijo

  • Te digo que no siete veces, sino setenta veces siete.
  1. Islam: Perdona al criado setenta veces al día.
  2. Sijismo: Allí donde hay perdón, está presente Dios.
  3. Taoísmo: Recompensa el agravio con bondad.
  4. Budismo: El odio jamás disminuye por el odio, solo disminuye por el AMOR. He aquí una ley eterna.

 “He decidido apostar por el AMOR, el odio es una carga muy pesada”

Martin Luther King

Para los que les apetezca ponerlo en práctica, quiero compartirles un pequeño ritual de psicomagia para llevarlo a cabo. La psicomagia, es una técnica creada por Alejandro Jodorowski, que propone resolver conflictos psicológicos, a través de actos que nuestro inconsciente acepta como la realización simbólico-metafórica de la “solución” que buscábamos, sintiéndonos de esa manera liberados.

El ritual que te propongo es el de escribir una carta de perdón a alguien por el cual albergues rencor. Es muy importante tomar conciencia que este acto de perdonar, lo hacemos para nosotros mismos, porque perdonar nos libera de seguir llevando ese lastre emocional, y para ello, te invito a que recuerdes algún momento en el que tú fuiste perdonado por algo que dijiste o hiciste y cómo te hizo sentir ese acto.

La estructura de la carta es la siguiente:

  1. Escribe el nombre de esta persona y explica qué piensas sobre ella y cómo te hizo sentir aquello que dijo o que hizo.
  2. Relata cómo te hubiera gustado que se comportara y qué te hubiera gustado que te dijera.
  3. Lo perdonas, recordándote y recordándole que cada persona lo hace lo mejor que sabe y lo mejor que puede, y que cada ser humano actúa desde su nivel de In- o consciencia.
  4. Rompe y trocea la carta en pedazos muy pequeños, mézclala con abono, ponla en una pequeña maceta, planta la semilla de alguna flor o planta y ocúpate de cuidarla hasta que florezca, cómo metáfora de que el rencor se ha transformado en algo bello y precioso.

Ya para terminar, me gustaría compartir “La oración del estiércol” de Tim Guénard. Guénard, es un hombre muy reconocido por su historia personal, y un ejemplo de resiliencia y transformación. Entre otros sucesos, a los 3 años su madre le ató a un poste de la electricidad y lo abandona en medio del bosque. A los 5, su padre le propina una brutal paliza que lo desfigura, a los siete, entra en un orfanato y sufre maltrato institucional, a los doce, la fatalidad le arrastra al robo, la pelea y a la prostitución. Todas estas y más experiencias, son contadas en su libro “Más fuerte que el odio”, dónde relata sus vivencias y cómo logro transformar todo el odio y el rencor que sentía por los episodios traumáticos que había vivido. En ese libro, Guénard nos regala este maravilloso fragmento, con el que me gustaría acabar este post.

“Les cuento mi parábola preferida, la que me ha enseñado la vida: La oración del estiércol. Para hacer crecer hermosas flores en un jardín hace falta estiércol. Es nuestro pasado. Dios se vale de el para hacernos crecer. Cuando el cagajón sale del culo del caballo, está demasiado caliente, es demasiado ácido y demasiado pesado. Apesta, da asco. Si lo extiendes inmediatamente sobre las flores y sobre las semillas, las quema y las aplasta. Es preciso dejar reposar el estiércol,  esperar a que seque, a que se descomponga lentamente. Con el tiempo se convierte en algo maleable, inodoro, ligero y fértil. Entonces da las flores más bellas y los brotes más hermosos. Dios se vale de nuestro pasado como si fuera estiércol para nuestras vidas. Para hacernos crecer”.

0

Blog

“La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz. La RISA”

Mark Twain.

Recuerdo que hace muchos años, daban por la televisión un anuncio  cuyo Eslogan decía “Reír alarga la vida, y sonreír alarga la buena vida” no sé por qué, pero siempre se me quedaron grabadas estas palabras y, de manera intuitiva, sabía que en aquel mensaje se escondía algo muy importante.

Por aquel entonces, tampoco me pude imaginar que con el tiempo terminaría haciendo de la risa mi profesión, y de cómo la ciencia y diferentes investigaciones, han corroborado la importancia y los numerosos beneficios que tiene esta para nuestra salud y nuestro bienestar.

Por ejemplo, en estudios sobre resiliencia, es decir, la capacidad que tenemos los seres humanos para superar o trascender situaciones traumáticas, se ha comprobado que el humor, el optimismo, la esperanza y nuestra capacidad para ver las cosas desde otro punto de vista, son determinantes para hacer de nuestras crisis procesos de crecimiento y desarrollo y, la risa, es un instrumento que facilita esos estados mentales y emocionales.

Son muy interesantes los estudios llevados a cabo por la Psicóloga Bárbara Fredickson, una de las mayores expertas en el estudio de las emociones positivas. Fredickson, en una investigación que realizó con personas que habían vivido los atentados del once de septiembre, descubrió que, las emociones positivas son un amortiguador o palanca que sirven para trascender situaciones traumáticas, de manera que las personas que más emociones positivas experimentaron en los meses posteriores al atentado, fueron las que trascendieron y pudieron superar esa experiencia. Tal y como ella explica. “Las emociones positivas son la semilla del cambio y la transformación”

Un hecho curioso y bastante conocido, es la historia del editor, abogado y periodista Norman Cousins, quien en la década de los 70, fue diagnosticado de espondilitis anquilosante, una forma de artritis muy dolorosa y en la que los médicos no le daban buen pronóstico de mejoría. Ante este diagnóstico, Cousins decidió instalarse en la habitación de un hotel, donde se dedicó a ver películas de comedia y donde experimentó en muy poco tiempo una mejora considerable, (a los 8 días su dolor empezó a remitir y volvió al trabajo)  y documentó posteriormente su recuperación en el libro “Anatomía de una enfermedad”. Tal como dice en su libro:

“Diez minutos de verdadera risa, de esa que le hace doler a uno la barriga, tenía un efecto anestésico y me procuraba dos horas de sueño sin dolor…Hay que reírse con ganas, con la boca, con los ojos, con el cuerpo y el alma.” Norman Cousins (1915-1990)

Estudios realizados posteriormente, han demostrado el efecto analgésico de la risa y de cómo ayuda a fortalecer nuestro sistema inmunológico protegiéndonos contra virus y bacterias.

Por otro lado, un estudio  realizado por una universidad americana en el año 2010, con fotos de cromos de béisbol de la década de los años cincuenta, halló que la amplitud de la sonrisa que estos jugadores mostraban en esas fotografías, predecía la esperanza de vida de estas personas, de tal forma que, los jugadores con una amplitud de sonrisa más grande, vivían hasta siete años más que aquellos que no mostraban una sonrisa, por lo que podemos decir, que parece ser bastante cierto aquel eslogan que siempre me llamó la atención “Reír alarga la vida, y sonreír alarga la buena vida”

“Una sonrisa cuesta menos que la electricidad y da mucha más luz”

Proverbio escocés.

                A continuación, me gustaría enumerar algunos de los beneficios más destacados que nos aporta cultivar la risa en nuestro día a día, y que dan constancia de que, sin duda, la Risa es un asunto para tomárselo muy en serio.

  1. Reduce el estrés y la ansiedad gracias a la producción de endorfinas, un analgésico natural que ayuda a reducir el nivel de cortisol “La hormona del Estrés” y refuerza nuestro sistema inmunológico (Las endorfinas nos hacen estar mejor protegidos contra cualquier enfermedad o virus).
  2. Mejora la circulación sanguínea y reduce la presión arterial. Cuando reímos nuestros vasos sanguíneos se dilatan y en consecuencia la sangre fluye mejor, ya que la risa requiere movimientos corporales. Se relajan y se trabajan más de 400 músculos.
  3. Elimina la energía negativa y nos ayuda a tener una perspectiva más positiva de las situaciones, tomando distancia de nuestros problemas y ofreciéndonos una mirada más abierta y creativa de lo que nos sucede.
  4. Favorece estados de relajación y nos ayuda a mejorar nuestra respiración. Las carcajadas hacen vibrar la cabeza y se despejan la nariz, el oído y ayudan a limpiar los ojos. Las vibraciones de la risa hacen que si estas congestionado y tienes dificultades para respirar se vaya liberando la mucosa que se encuentra en la nariz. Cuando nos reímos en nuestros pulmones entra el doble del aire que entra normalmente.
  5. Libera tensiones. No solo a nivel mental sino también físico. Al realizar el ejercicio de la risa, los músculos de la espalda y las cervicales se estiran.
  6. Facilita la digestión, nos ayuda a eliminar grasas y toxinas, y mejora el estreñimiento al aumentar las contracciones de los músculos abdominales. Cuando nos reímos, el diafragma y el abdomen masajean órganos como el intestino entre otros.
  7. Disminuye el insomnio y ayuda a conciliar mejor el sueño.
0

Blog

“Si crees que la educación es cara, prueba con la ignorancia”

Derek Bok

Una de mis palabras preferidas es la de Kaizen, término Japonés que significa pequeño cambio o mejora constante. Y es sobre todo en este segundo significado, es decir, el de mejora constante,  en el que esta palabra me fascina.

Este término lo descubrí leyendo el maravilloso libro de Robin Sharma “El monje que vendió su Ferrari”. Sharma, en su libro, comenta que, después de la segunda Guerra Mundial, y ante un paisaje desolador, había una gran necesidad de reconstruir y de volver a activar la economía, y arreglar toda la destrucción y miseria que deja como huella una guerra. Fueron los japoneses, quienes en poco tiempo se posicionaron como líderes mundiales en diferentes mercados, uno de ellos, el del automóvil. Cuando los americanos se preguntaron y quisieron saber qué es lo que estaban haciendo los japoneses para tener tanto éxito, resulta que una de las claves la tenemos en su filosofía Kaizen, es decir, la mejora constante.

Desde hace algunos años, cuando estoy pasando por alguna dificultad o tengo algún problema, hay algo que me da mucha paz, y es el hecho de que si en mi vida estoy experimentando algo que llamo problema, es que tiene capacidad de resolución, sino se llamaría de otra forma.

Una cosa que me llama mucho la atención, es el hecho de que la mayoría de los seres humanos compartimos las mismas dificultades, si bien siempre dentro de un contexto y con unas particularidades únicas, más o menos, los problemas que como seres humanos solemos tener son: De relaciones (con uno mismo y con los demás) de bienestar y salud (a nivel físico, emocional, psicológico y espiritual) y de recursos (económicos…).

Es por ello, que cuando tengo que afrontar algún reto o problema, me hago las siguientes preguntas ¿Existe algún ser humano que haya estudiado este tema y que comparta lo que ha aprendido? ¿Existe alguna persona que haya pasado por esto, lo haya solucionado y que comparta su experiencia? Y resulta que la respuesta a estas preguntas suele ser un Sí.

“La vida tiene una forma curiosa de camuflar las respuestas, de tal modo, que sólo se hacen evidentes, a aquellos que tienen la motivación para buscarlas”

Jim Rhon

En este post, quiero compartir tres recursos que para mí son y han sido muy útiles, para aprender, motivarme y encontrar inspiración para afrontar mis retos en el día a día.

El primero de ellos, es un recurso ideal para emprendedores, aunque creo que  cualquier persona interesada en su desarrollo personal puede sacar información muy sutil. Se trata del canal de you tube del emprendedor Evan Carmichael. Carmichael, es un youtuber muy reconocido, que cuenta con más de un millón de suscriptores a su canal, además, es también conferenciante y ha escrito dos libros entre otros proyectos. La idea de Evan Carmichael me parece brillante, modelar a las personas de éxito, para ello, crea vídeos entre los que se encuentran la serie “Top ten rules for success” donde escoge personalidades de diferentes campos como: artistas, empresarios, deportistas, etc. Todos ellos muy reconocidos y, donde resume en diez mensajes, experiencias, creencias y maneras de pensar que a estas personas les han servido para llevar a cabo sus proyectos y poder afrontar sus retos y dificultades.

Web Evan Carmichael: https://www.evancarmichael.com/

Canal de You Tube:  https://bit.ly/1DwwrKn

Tres de mis vídeos preferidos de la serie “Top ten rules for success”

Will Smith: https://bit.ly/2KWXnKY

Eckhart Tolle: https://bit.ly/2MurWxa

Oprah Winfrey: https://bit.ly/1Lcb1qF

“No hay desarrollo profesional sin desarrollo personal”

Sergio Fernández

El Segundo recurso que quiero compartir, es el canal de you tube de Cristina Ingrid B. Cristina,  como fruto de su propio viaje de autoconocimiento y aprendizaje, ha creado un canal donde comparte vídeos y  audiolibros con la sabiduría de varios autores destacados del mundo del desarrollo personal, como Wayne Dyer y Louise Hay entre otros, que han sido para ella muy útiles.

Web Cristina Ingrid B: https://cristinaingrid.com/

Canal de you tube: https://bit.ly/2k8gOo0

Para mí son especialmente recomendables los siguientes:

Wayne Dyer “Tus zonas mágicas”: https://bit.ly/2wex9yi

Deepak Chopra “Las siete leyes espirituales del éxito”: https://bit.ly/2KYaISZ

“Ninguno de nosotros en tan inteligente como todos nosotros juntos”

Daniel Goleman

El tercer recurso de aprendizaje que quiero incluir en este post, es quizás el más conocido de todos, pero para mi sorpresa, todavía me encuentro con mucha gente que no lo conoce, es por ello que he decidido incluirlo por si este es tu caso.

Este recurso son las conocidas charlas TED O TED talks. TED, es una organización sin ánimo de lucro que comienza en el año 1984 en América, como una conferencia para difundir ideas sobre Tecnología, Entretenimiento y Diseño, de ahí su nombre, T de Technology, E de Entertainment y D de Design, y bajo el lema “Ideas worth spreading” es decir, ideas que merece la pena difundir. Las charlas abarcan temas diversos que van desde la psicología hasta el medio ambiente y cuentan con miles de vídeos y millones de visualizaciones.

Web TED Talks:  https://www.ted.com/

Estas son tres de mis TED Talks favoritas:

Brené Brown “El poder de la vulnerabilidad”:  https://bit.ly/1fZuRnC

Paul Zak “Confianza, moral y oxitocina”: https://bit.ly/2fulZkf

Feisal Abdul “Ego y compasión”: https://bit.ly/2w9JXWy  

 

 

 

0

Blog
Suelo decir que si hoy en día me dedico a la educación emocional, es porque desde muy jovencito fui un experto en el arte de sufrir. En plena adolescencia, viví una crisis existencial muy profunda, básicamente, sentía que la vida en general y mi vida en particular, no tenía ningún sentido. Hoy tengo que decir que lo que viví en aquel entonces como un infierno emocional y psicológico, con los años se ha convertido en una de las mayores lecciones de mi vida, a la cual le estoy profundamente agradecido.

Realmente, siento que vivimos una época bastante paradójica, y que si bien hoy disfrutamos de una riqueza material sin precedentes, internet, smarts phones, medios de transporte, etc. Vivimos al mismo tiempo una gran miseria psicológica, emocional y espiritual. En un artículo que leí hace poco en un periódico digital, decía que en el caso de España, desde finales de 2007 hasta el 2017, el consumo de antidepresivos se ha triplicado.

“Es importante que hagáis lo que en verdad os importe, sólo así podréis bendecir la vida cuando la muerte esté cerca”

                                                                                  Elisabeth Kübler-Ross

En este sentido, creo que muy a menudo se nos olvida que venimos al mundo con una fecha de nacimiento, y con una fecha de caducidad y, esta última, no la conocemos con exactitud, es por ello, que creo que si tuviéramos a menudo más presente esta idea, es decir, la de que no sabemos si vamos a disfrutar otro día más, tomaríamos decisiones mucho más inteligentes y lúcidas y, muchos de los problemas psicológicos y emocionales que hoy padecemos se reducirían considerablemente.

Es muy conocida y muy interesante la investigación que realizó la enfermera Australiana Bronnie Ware, cuando trabajaba con enfermos terminales. Ware, pregunto a los pacientes con los que trabajaba preguntas del tipo ¿Qué cosas hubieras hecho de forma diferente en tu vida? y estos hallazgos concluyeron en un libro titulado “The top five regrets of the dying” en el que se relatan las cinco cosas más comunes de las que nos arrepentimos los seres humanos antes de morir.

Estas cincos cosas son:

1. Ojalá hubiese vivido como yo quería, no como otros esperaban de mí.
2. Ojalá no hubiese trabajado tanto.
3. Ojalá hubiese expresado más mis sentimientos.
4. Ojalá hubiese seguido en contacto con mis amigos.
5. Ojalá me hubiese permitido ser más feliz.

Es muy curioso porque en la lista de los miedos que solemos tener los seres humanos, suele encontrarse en primer lugar el miedo a la muerte, y tal como decía Elisabeth Kübler-Ross, “Nuestros miedos no evitan la muerte, frenan la vida”

“La muerte no es la gran pérdida en la vida. La gran pérdida en la vida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos”
                                                                                           Norman Cousins

En las conferencias que suelo impartir sobre inteligencia emocional y motivación, suelo comenzar a menudo hablando sobre la muerte, porque siento que esta cumple una función de despertador, es decir, como esa alarma que nos suena por la mañana, y que a veces hasta nos molesta, queremos apagarla, o incluso queremos arrojar el despertador por la ventana pero, al mismo tiempo, tiene una función muy útil. Hay una frase de la película Belleza Oculta que me encanta y dice “La muerte le confiere el tiempo todo su valor”. Creo que es un mensaje para tener cada día presente.

Es por todo ello, que hoy me gustaría invitarte a hacer el siguiente ejercicio, inspirado por la película “Ahora o Nunca” protagonizada por Jack Nicholson y Morgan Freeman.

Link al tráiler de la Película: https://www.youtube.com/watch?v=V_MME1YrhHU

El ejercicio es el siguiente. Consiste en escribir 20 cosas que te gustaría hacer o aprender antes de morir, tomate tú tiempo y te invito a que te hagas las siguientes preguntas que pueden ayudarte a clarificar esa lista. ¿Qué harías si supieras que si o si te va a salir bien? ¿Qué harías si no tuvieras miedo? ¿Qué te gustaría experimentar o aprender si supieras que te queda un mes de vida?

Una vez hecha tu lista, te invito a que la enumeres, de manera que le pongas un 1 a lo que más te motiva y un 20 a lo que menos, de forma que te quede una lista por orden de preferencia y, como último paso, te invito a que hoy mismo empieces con una acción que te lleve a cumplir la número uno, y que no pares hasta que esa lista esté completa.
0

Blog
Hoy me gustaría compartir una estrategia sencilla y a la vez muy poderosa para mejorar nuestra salud emocional a través del pensamiento, y para ello, me gustaría comenzar hablando del Doctor Japonés Masaru Emoto. Este doctor, se convirtió en una persona bastante conocida por sus peculiares estudios sobre las moléculas del agua, en concreto, sus estudios tenían que ver con exponer vasos de agua a diferentes palabras pegadas en etiquetas a estos recipientes, de manera que en algunos se podían leer mensajes positivos como “Te amo” y, en otros, mensajes negativos como “Te odio”. Posteriormente, el Doctor Emoto, congelaba estas moléculas para analizarlas y fotografiarlas y, los resultados de estos estudios fueron bastante sorprendentes. Las moléculas de agua que habían sido expuestas a palabras positivas daban como resultado una estrella blanca con una forma muy armónica y bella, bien parecida a un copo de nieve, mientras que las moléculas de agua expuestas a palabras negativas, se volvían amorfas y de colores marrones. Bajo estos resultados el doctor Emoto se cuestionó el poder de los pensamientos y las palabras, y cómo estos nos afectan ya que, los seres humanos somos en más de un 50% agua.

 Link a un vídeo sobre este estudio: https://www.youtube.com/watch?v=u1ylbczYAes

Y es que las palabras que nos decimos y decimos a los demás, no son más que la materialización de nuestra manera de pensar y, en un nivel más profundo, energía. De hecho, es imposible separar emoción de pensamiento y ambas se influyen constantemente.

                           “Ni el peor de tus enemigos, puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”
                                                                                                                 Buda.


Por otro lado, si bien la estrategia de hoy tiene que ver con cultivar un lenguaje interior emocionalmente más inteligente, también me gustaría hablar de uno de los terapeutas de pareja más reconocidos internacionalmente, me refiero a John Gottman. El Doctor Gottman, realizó varios estudios con parejas para establecer y hallar que tienen en común las parejas que más duran y que disfrutan de relaciones más felices. Es sorprendente porque este investigador, con más de un 90% de éxito, sabía sólo viendo un vídeo de parejas hablando durante unos diez minutos, quienes se divorciarían en los siguientes cinco años. Una de las cosas que Gottman descubrió, es que las parejas que más duran y más felices son, tienen un equilibrio de 5/1 en sus interacciones, es decir, que de cada cosa negativa que se dicen, la amortiguan con cinco cosas positivas.

Una de las personas que hoy en día se ha convertido en una de las referentes en temas de Psicología Positiva y Felicidad, la investigadora y profesora de universidad Sonja Lyubomirsky, ha estado durante más de treinta años estudiando la relación y los factores que inducen al bienestar psicológico y emocional de las personas. Esta investigadora, ha descubierto que, en cuanto a los factores que potencian nuestro bienestar, básicamente podemos considerar estos tres y, ha establecido un porcentaje del impacto que estos tienen en nuestra vida, de manera que,  podemos decir que la felicidad depende de:

–  Un 50% de nuestra genética
–  Un 10% de nuestras circunstancias
–  Un 40% de nuestra forma de pensar y nuestra actitud

Por lo que parece ser que nuestros pensamientos tienen un papel fundamental en cuanto a nuestro bienestar psicológico y emocional.

                                          “Nuestra vida es el resultado de nuestros pensamientos dominantes”
                                                                                                      Napoleón Hill.

Es por ello que hoy me gustaría invitarte a través de una estrategia muy sencilla, a crear un recurso para cultivar pensamientos que nos ayuden a mejorar nuestra Inteligencia Emocional. Esta estrategia consiste en crear una lista de Mantras, y repetirlas al menos dos veces, una por la mañana al despertarnos y otra antes de dormir, para ir transformando nuestra manera de pensar por una más positiva y emocionalmente más inteligente.

La palabra Mantra, viene del Sánscrito y significa “Instrumento de la mente” y eso es precisamente el uso que la vamos a dar a estas afirmaciones, es decir, vamos a utilizarlas como instrumentos para mejorar la calidad de nuestros pensamientos y nuestras palabras.

Así que para ello, te invito a que cojas papel y lápiz, y a que te dispongas a crear una lista de diez frases o palabras, en positivo, en presente y en primera persona del singular, aunque puedes usar cualquier otra fórmula que te venga bien. Estas frases, son mensajes que te vendría bien escuchar cada mañana para empezar el día con más ganas, más confianza, más seguridad en ti mismo, más motivación, más esperanza y más amor y, una vez las tengas, te invito a que las memorices y te las repitas a ti mismo tantas veces al día como consideres necesaria. Yo lo hago todas las mañanas al despertarme : )

Si no se te ocurre ninguna o te sientes atascado, te comparto mi propia lista por si te sirve de inspiración.

1. Sin aprendizaje no hay cambio y sin cambio no hay aprendizaje.
2. Quien comprende todo, perdona todo.
3. Sólo existe este momento.
4. Mi sufrimiento es una invitación a evolucionar.
5. Actúo siempre desde el Amor.
6. Me tomo muy en serio la Alegría.
7. Cambiando mi manera de pensar, cambiaré mis resultados.
8. Todo el mundo lo hace lo mejor que sabe o lo mejor que puede.
9. Nadie puede hacerme daño sin mi consentimiento.
10. Me Amo y me Acepto profunda y completamente.
0

Blog

“No dejen que el ruido de las opiniones de los demás, ahogue vuestra propia voz interior”
Steve Jobs.

Hoy me gustaría compartir unas reflexiones sobre una película que he visto recientemente y que me ha parecido muy inspiradora.

Me refiero a la película de Disney Vaiana, que narra la historia de una joven nacida en una isla del pacifico, y que está llamada a convertirse en la líder de su pueblo cuando esta crezca.

0